Bisagras Bidimensionales o de Cazoleta: Características, tipos e instalación.

¿Qué son y para qué sirven?

Las bisagras ofrecen un mecanismo de apertura o cierre de puertas, ventanas o tapas y también para articular dos superficies separadas. En la mayoría de los casos, tratándose de una fija y una móvil, permitiendo el giro de una de estas piezas sobre la otra con el objetivo de juntar o separar las superficies.

En este artículo hablaremos específicamente de las bisagras bidimensionales, también llamadas “Bisagras de Cazoleta” o “Cangrejo”, las más utilizadas en todo tipo de muebles de madera y sobre todo de melamina.

 

¿Qué son las Bisagras Bidimensionales o de “Cazoleta”? Te contamos sus ventajas.

Éstas son un herraje compuesto por dos piezas que se encuentran unidas por un mismo eje. En uno de sus extremos posee forma redondeada y orejeras mientras que en el otro tiene forma alargada e incluye dos tornillos de regulación.

Además de darle una correcta funcionalidad a las puertas y superficies móviles de tus muebles, este tipo de bisagras ofrece una serie de ventajas considerables:

  • Son invisibles desde el exterior.
  • Cierran solas a partir de cierto ángulo (efecto resorte).
  • Su instalación es sencilla.
  • Son regulables y desmontables.
  • Son económicas.
  • Pueden reemplazarse fácilmente en caso de deterioro.
  • Soporta grandes pesos.

 

Tipos, tamaños y ángulos.

Bisagras

Dentro de éstas bisagras encontraremos un subconjunto diferenciado entre sí por la forma de su brazo o codo y la superficie del canto del mueble que las mismas tapan. Por ello encontrarás bisagras bidimensionales de tres tipos:

  • Recta: El canto del mueble queda totalmente tapado una vez que las puertas se cierran.

  • Semicurva: En este caso sólo se tapa la mitad del canto una vez que la puerta se cierra. Se recomienda este tipo de bisagra cuando se instalan varios módulos seguidos.

  • Curva: Se utiliza cuando la puerta queda dentro del gabinete, quedando al ras del canto y evitando que sobresalga.

Con respecto al tamaño de las bisagras, podemos encontrar varias en el mercado y obedecen al diámetro de la parte plana o cazoleta. Aunque las más comunes son de 26mm para mobiliario con puertas livianas y 35mm para puertas de mayor peso y grosor.

En lo que refiere al ángulo de apertura, debemos decir que mayormente se utilizan bisagras de 90º y 110º aunque también podemos encontrar de 45º, 135º y hasta 180º.

    • Existen también otras especiales que si bien son más caras ofrecen ciertas ventajas. Por ejemplo, incluyen frenos para evitar golpes y desajustes al cerrar, bisagras para puertas elevables y también invisibles que no requieren agujeros para su colocación.

 

Proceso de Instalación de Bisagras Bidireccionales:

El proceso de instalación es sencillo aunque debemos tener algunas cosas presentes de antemano, así como las herramientas necesarias para que la instalación resulte efectiva.

  • En primera instancia será necesario saber con certeza qué tipo y qué cantidad de bisagras vamos a necesitar y esto dependerá principalmente del tamaño de las puertas o superficies así como también de su futura utilidad.

  • Si la puerta o superficie es de unos 60cm o 70cm estará bien colocar dos bisagras, mientras que si la misma supera el metro debemos pensar en colocar 3 o más dependiendo del tamaño definitivo de la estructura.

  • Previamente a colocarlas, debemos hacer las perforaciones pertinentes si el plan es colocar las bisagras desde cero. Para realizar las perforaciones necesitaremos las herramientas que se detallan a continuación.

 

Herramientas para colocar las Bisagras:

Destornillador

  1. Broca Forstner o Fresa para bisagra: Con ella haremos el agujero en la superficie. La misma debe ser del mismo diámetro de la cazoleta que vamos a colocar; por ejemplo 26 o 35mm.

  2. Bisagras: Debemos adquirir la cantidad que hayamos calculado que necesitamos así como también la que más se adecúe al proyecto puntual ya como lo vimos anteriormente (recta, curva o semicurva)

  3. Tornillos: En la mayoría de los casos éstos vienen incluidos en el empaque de las bisagras, de lo contrario ten en cuenta que vas a necesitar cuatro por bisagra del tamaño adecuado para la misma.

  4. Regla y lápiz: Necesarios para tomar medidas y hacer las marcas pertinentes.

  5. Destornillador: para ajustar  los tornillos.

 

Colocación de las Bisagras Bidireccionales.

Las bisagras deben colocarse a una distancia de 10cm del borde superior como inferior por lo que es recomendable hacer la perforación con la mecha Forstner a unos 22cm.

    • En el caso de que las puertas sean muy pequeñas la distancia debe ser menor. Aclaración: los agujeros deben hacerse siempre en la puerta y no en el gabinete.

Es importante respetar esto y evitar que la perforación quede muy al borde ya que la puerta podrá desgranarse. En el caso de utilizar de 3 a más bisagras debemos procurar que queden equidistantes entre sí.

Para colocar las bisagras primero debemos desarmarlas. Luego fijar la parte móvil de la bisagra en la puerta que es donde vamos a tener la perforación. Posteriormente a esto, debemos rearmar la bisagra añadiéndole  la parte fija para luego fijarla a la estructura con los tornillos.

    • En este punto debemos hacer los controles necesarios para evitar que las puertas se golpeen entre sí al estar cerradas, así como también verificar que la luz que queda abajo y arriba sean similares entre sí (te recomendamos dejar de 2 a 3mm) y se correspondan con el diseño de nuestro mueble.

Una vez colocada podremos regular. Lo más común es que estas bisagras tengan tres regules que nos permitirán ajustar la altura, la luz, acercar o alejar del canto así como también quitar la puerta en el caso de que sea necesario.

Deja un comentario